Crónica del Rogaine Tierra de Asturcones

  DSCN5351b

ROGAINE TIERRA DE ASTURCONES, por Pablo Fernández Liria
30 de septiembre de 2017

De nuevo me unía a mi hijo para participar en una prueba score de orientación de duración determinada. Miguel pensaba que se trataba de una carrera normal, o no se acordaba que le había dicho que iban a ser 3 horas. Sí, una hora más que la que corrimos a principios de verano e inimaginablemente conseguimos un segundo puesto. Pero además no había pruebas especiales. O sí, con superar las alambradas ya íbamos a tener bastante. Paralelamente también se corría en las categorías normales de 6 horas y en Minirrogaine de una hora. Este año habían reducido la edad mínima de participación a 13 años. Con lo que es el primer año que podíamos apuntarnos. Nayo y Silvia corrían con sus peques en una hora. La de 3 horas era abierta, popular, y muchos ya tenían experiencia en orientación. Sergio corría con su hijo Alex, y Rocío con Edu. Otros más fuertes en la de 6 horas.

El día estaba gris y daban lluvia todo el día, Pero al final sólo cayeron cuatro gotas. Eso sí, el terreno resbaladizo y húmedo. La temperatura era ideal. A mi hijo no le agradaba tanto, pues además decía que estaba medio malo esta semana. En definitiva no le simpatizaba correr en Asturias llenándose de barro siempre.

DSCN5339

Tras la revisión pertinente del material obligatorio a cada uno, nos dieron los planos 10 minutos antes de la salida para plantear la estrategia. Decidimos cuales iban a ser las primeras balizas y deducimos hasta cual por lo menos podíamos llegar, que incluso podía ser una de 9 puntos y 10, de máximo valor, pues no estaban lejos pero sí con bastante desnivel. Pero aquí, embutidos en el valle, todo era desnivel.

DSCN5352

Curiosamente para estas pruebas la primera baliza que picamos valía 7 puntos que era bastante, pero no me extrañó dada su dificultad y por lo que nos costó. Las siguientes balizas estaban más próximas, y conseguimos muchos puntos en poco tiempo.

DSCN5345

Miguel tenía la dificultad que como era pequeño las vallas de alambres se le hacían muy altas. Y perdimos mucho tiempo saltándolas y a veces hasta la paciencia y nos quedábamos trabados. Y teníamos que sortear muchas fincas. Hasta veinte minutos para avanzar 500 metros. Un equipo formado por una familia de 4, también les echó para atrás lo de las vallas. Venían en sentido contrario nuestro, pero luego coincidimos en varias balizas.

DSCN5350

La oscuridad del bosque, la falta de nitidez en la impresión del mapa, la escala 1/15000, que cada vez veo menos… dificultaba el ataque de los puntos. La transitabilidad del bosque más limpio o denso estaba muy bien pintado y daba seguridad en la toma de decisiones. Y a la 92 había que navegar en el bosque. De ella a la 103 asustaba, porque el camino se abría paso en el bosque verde intransitable, pero yo le decía a Miguel que apenas había que subir. Salvo un fuerte repecho al principio. Y en el último tramo a la baliza la senda apenas era visible entre la maleza. Llevábamos 1hora 35 minutos y era hora de regresar, pero ya habíamos planeado pasar por un montón mas de balizas. Incluso una de 8 puntos. Para ello teníamos que regresar hasta casi la 92 y coger una senda ascendente en diagonal a la línea de máxima pendiente, que parecía más suave que lo que resultó. Y es que no nos percatamos en ningún momento hasta acabar la prueba, que la equidistancia entre curvas de nivel era de 10 metros en vez de 5 metros como era lo habitual a esta escala. Pero en escasos 10 minutos salvamos la cuesta. En realidad íbamos ahora más rápido por el monte que por abajo sorteando fincas. Después de la 64 es cuando nos acercamos a la 83, navegando campo a través pero casi a nivel. De nuevo empezamos a lidiar con las vallas. 53 minutos nos restaban para tener que llegar a meta sin que nos penalizasen, dentro de las 3 horas. La idea era casi regresar por el camino más corto picando una ristra de balizas que nos pillaban de paso. Pero al llegar cómodamente a la 35 en una aldea, pensé que podíamos ir fácilmente a la 31 aunque rodeábamos bastante. Y todavía nos retaban 45 minutos. Unos 3 kilómetros para meta. La última mitad paralelo al río parecía cómoda, pero no estaba seguro de cómo nos iba a ir en el tramo anterior que había medio que navegar por el bosque incluso cruzar una profunda vaguada de la 49 a la 54. Y en esta decisión de ir a la 31, se nos fue el segundo puesto y casi tiramos toda la carrera. Porque directamente de la 35 a la 49 un camino nos hubiera llevado a la baliza sin más contratiempos. Y por cambiar de plan y hacer tres puntos más nos encontramos luego con vallas…

DSCN5378

La profunda vaguada, atravesando un bosque denso daba verdadero miedo y estuvimos a punto de quedar atrapados en la selva… Y Miguel dejó de hablar.

DSCN5380

La 54 encima no resultó fácil porque se trataba de un árbol en el bosque y podía ser cualquiera, porque no tenía nada de particular, salvo que se suponía en el centro geométrico de la zona boscosa más limpia, que no era precisamente pequeña. Y no podíamos perder ni un minuto, porque ya íbamos a llegar pasada la hora. Tuvimos suerte… y eran 5 puntos más. Después navegamos por el bosque por una senda poco visible pasando por otra baliza de 3. Y luego la última que nos encontraríamos antes de alcanzar el cómodo camino del río. Pero a ésta, había que subir un fuerte repecho resbaladizo, resultándonos más penoso de lo que parecía… y nos costó 5 puntos (minutos de penalización) por los 3 que valía. De hecho cuando la picamos se cumplían las 3 horas. Y todavía nos quedaba aproximadamente 1,2 kilómetros para llegar a meta.

DSCN5367

El camino que restaba era de buen firme y precioso a lo largo del rio hasta el Santuario de Virgen de la Cueva. Pero Miguel recordando como acabó en la prueba de Gijón con el estomago fuera, no estaba por la labor de correr así de nuevo y caminamos. Sólo cuando vio el arco de meta corrimos los últimos metros por la hierba del parque. 13 minutos y 2 segundos pasadas las tres horas, por lo que nos quitaron 14 puntos de los 81 que conseguimos. Y los primeros solo habían hecho 86. Nos quedamos con 67 a 5 puntos de los segundos, que también eran de nuestro club Nordeste orientación: Edu y Rocío que conseguían su primer pódium. Ganaron una pareja de mellizos jóvenes, del lugar, aunque veteranas en la orientación. Pero sorprendentemente ganamos a Sergio y Alex también del Nordeste, que para mí eran los favoritos, por solo 3 puntos.

De aquí se demuestra que no todo en este deporte es correr y estar en forma, la estrategia y la flexibilidad en la toma de decisiones es fundamental.

Se hizo de rogar la entrega de trofeos con la espera de los que corrían 6 horas y la misa a la que presenciaba el alcalde en el espectacular Santuario de la cueva… pero mereció la pena, todo productos del lugar: Avellanas, pastas, queso, salchichón de ciervo, dulce de manzana, vino.

IMG_0034 IMG_20170930_191028

Los demás no, pero mi hijo a pesar de lo que come, prefería una medalla, porque al final eso acababa desapareciendo, salvo el vino, decía riéndose, jajaja.

Más fotos en este album

Crónica del Rogaine de Tormón

IMG_20170917_114219

 

ROGAINE TORMÓN (TERUEL), por Pablo Fernandez Liria

16 de septiembre de 2017

Impresionante zona laberíntica, original, peculiar… para dejarse embelesar perdiéndote en ella. Los pinares de Rodeno y su característica roca rojiza de conglomerado y areniscas.

Balizas muy técnicas para el singular acabado del mapa, pero que no desprestigiaba la prueba. Eso sí, una dificultad añadida era encontrar los círculos en el mapa que impedía además tener una visión general clara de la concentración de puntos. Ya que estaban pintados casi del mismo color que los cortados interpretados por la tecnología Lidar y en esta zona los había por todas partes. Además el mapa estaba impreso por las dos caras y el solape era mínimo. A escala 1/15000 con una ventana a 1/7500, de un antiguo mapa de orientación específica. Las zonas que se habían trabajado en campo si estaban correctamente pintadas y se entremezclaban ofreciendo una curiosa homogeneidad al mapa.

La organización se arriesgó a desarrollar la prueba en una zona protegida para darnos a conocer la espectacularidad de la naturaleza salvaje, inédita y deshabitada, donde incluso agrupaciones guerrilleras de Levante y Aragón, vivieron a escondidas entre las rocas combatiendo el franquismo. A igual que en tiempos prehistóricos otros encontraron su hábitat, señal de las numerosas pinturas rupestres de la zona. Algunos equipos tuvieron que lidiar con los forestales…

Al día siguiente, como no nos había dado tiempo a visitar ciertas zonas, como el aludido campamento de los “maquis”, seguimos disfrutando del entorno. Y corroboramos que los orientadores no dejamos ninguna señal añadida al bosque salvo nuestro corazón latente. Aunque yo estuve a punto de dejarme el cráneo al intentar escalar por una grieta empeñándome en que arriba tenía que estar la baliza y caí de espaldas. Las acículas sobre el suelo me abrazaron como en una nube.

Manuel Parrado, el gallego que es de un club vasco y vive en Logroño era mi nueva pareja de aventuras. Muy afín a mí, de un club asturiano, aragonés, que vivo en Burgos y de joven en Madrid. Hacía tiempo que queríamos participar en alguna, juntos.

Me hubiera gustado retratar más los espectaculares paisajes pero nada más salir me dijo la cámara que tenía memoria insuficiente. Al parecer no había insertado la tarjeta; vaya.

Comenzamos subiendo el valle por al lateral Oeste por la baliza 31 que te la encontrabas y en la parte superior mas llana hicimos un par de balizas rápidas que no fáciles a rumbo. En la tercera baliza cambiamos la estrategia y en vez de dirigirnos al norte por la parte central nos acercamos al borde oeste del mapa a pillar unas balizas de bajada, antes de subir de nuevo. En la primera hora habíamos hecho ya muchos puntos, pero a partir de entonces no fue tan fácil. Casi una hora nos costó un par de balizas. La organización iba a premiar a quienes visitaran la baliza 83, que estaba en un lugar de espectacular belleza. Fue donde me caí, y dimos vueltas por todas las grietas de la fortaleza rocosa de esbeltos torreones. Al final resultó difícil, porque éramos incapaces de discernir el laberinto pintado en el centro del círculo.

sdr

La siguiente baliza 91, rodeada de precipicios resultó un tanto peligrosa y había que acertar con el acceso entre las rocas. Ya llevábamos tres horas y no habíamos llegado más que a la mitad del mapa. Era hora de idear una estrategia de vuelta. Sabíamos que habíamos dejado muchos puntos por picar cerca de meta. También, luego nos dimos cuenta de que obviamos alguna próxima, como la 74 antes de la 83 o la 63 que dejamos atrás pero casi hubiéramos podido hacerla a curva de nivel sin un esfuerzo extra. Salimos de aquel laberinto rocoso a través de la 75 bajando por una grieta de la montaña. Bajamos al valle para remontarlo de vuelta por terreno más suave. En el collado teníamos avituallamiento líquido y rellenamos el camelbak. También descansamos 7 minutillos para reponer fuerzas. Nos quedaba hora y media para concluir las 6 horas y pretendíamos hacer unos cuantos puntos bastante técnicos, aunque ya estábamos cerca de meta. Una cuesta más, una baliza más y ya iba a ser el resto cuesta abajo.

IMG_20170917_125138

Entramos en la ventana del mapa a 1/7500 a través de un caos de rocas indescifrable para hacer una baliza muy técnica y acertamos en el laberinto con ella, en un “vamos a suponer que…”, Manuel ya no pensaba más. Luego navegamos por un bosque más denso que nos impedía avanzar con facilidad y a juzgar por la cantidad de rocas que sorteamos, supusimos que andábamos pasados de los límites de la ventana del mapa, que apenas dibujaba piedras. Al final resultó que las consideraba pequeñas la cartografía. Teníamos que cruzar dos vaguadas a nivel, por lo que a pesar de la escasa visibilidad no tenía que ser difícil. Nos quedó la baliza arriba. La siguiente baliza nos volvió a quedar arriba, y en esta perdimos más tiempo, porque tuvimos que retroceder. Ya no teníamos tiempo para más, y tuvimos que dejar una baliza de 3 puntos que nos quedaba a 200 metros, pero además estaba entre rocas.

Bajamos por la directa hasta meta, por una vaguada un tanto sucia de maleza. Tan solo 1 minuto y medio faltaban para las 6 horas, cuando cruzamos bajo el arco.

117 puntos. Al final terceros por un punto. ¡Cachis!, nunca se sabe. A 18 de los primeros. Pero muy satisfechos con la aventura y encantados de la zona. Esperamos que se vuelva a repetir, y no expedienten a los organizadores.

IMG_20170917_135512

También nos dio tiempo a vistar el Cañón del río Ebrón, la cascada de Calicanto y dar una vuelta por Albarracín. Nos costó abandonar las tierras de Teruel. Sí, existe y es encantadora.

 

Crónica II ORIENTARAID “GIJON AL NORTE”

2 de julio de 2017, Pablo Fernández Liria

El día anterior había corrido en Guipúzcoa el Rogaine de 6 horas de Zegama. Toda una aventura y costoso pódium, con Sergio y Silvia, y ahora los tres volvíamos a participar en equipos diferentes en esta prueba de 2 horas. Yo con Miguel, mi hijo de 13 años, Silvia con Cristina y Patricia en un equipo femenino y Sergio también con su hijo Alex pero en categorías de 3 horas. Muchos equipos participaban en categoría familiar, padres e hijos. El mayor de los hijos de Silvia, que todavía era bastante pequeño participaba con el padre, junto otros niños.
f1
Era una experiencia lúdica, para pasarlo bien donde también disputábamos en pruebas especiales como tiro con Gomeru, equipo Ciego o Slack Line. Todas las balizas eran optativas y tenían distinta puntuación.

Esta carrera tenía de particular que ya comenzábamos en la cima, en el monte Deva, en una agradable área recreativa con imponentes vistas. En contraste con la mojadura de ayer, hoy parecía que iba hacer espléndido; ni si quiera hacía excesivo calor. Por lo que los controles más lejanos y mayor puntuación se encontraban en la parte baja. Pero aún había bastantes puntos sin perder demasiada altitud, porque el monte era muy redondeado. Por tanto la curva de nivel era esencial tenerla en cuenta, así como el orden en que visitaríamos los controles.
19679258_1568683363164787_8542851721053193250_o
Como en todas las carreras, salimos como si nos hubiesen puesto un petardo en el culo. Pero enseguida nos quedamos solos. Creíamos que iba a ver cola para picar la primera baliza, pero solo coincidimos con Eduardo y Rocío, una pareja del mismo club el Nordeste. Y por cierto la senda se nos hizo muy larga… pero no había pérdida pues estaba próxima a un cruce. En el camino teníamos que evitar unos repugnantes charcos de agua negra, que no queríamos imaginarnos como se habían formado. Y a nuestro alrededor la vegetación selvática impenetrable nos advertía porqué el mapa, en mayor medida, tenía el máximo tono de verde.
DSCN5211

No le traje mochila a Miguel, pero se empeñó en querer llevar mi camelbak de agua, por lo que se lo metí en una de esas bolsas con cordones y aunque no fue nada cómodo, aguantó con ella, toda la carrera.

Este día comenzaba mi periodo de vacaciones con mi hijo, y después nos marchábamos a descender barrancos a los Pirineos. Dada su acritud a salir de casa últimamente cuando estaba conmigo, no tenía mucha fe en que me soportara una de estas aventuras sin protestar, pero le aprecié cierto entusiasmo, ímpetu que no le había visto durante todo el año.

La primera prueba especial que nos acercamos fue tiro con Gomeru. Y no tuvimos que esperar cola. Cinco oportunidades. No quiso tirar él, y yo al segundo ya di en la lata. Nos alcanzó Nayo con el grupo de críos… Después divergimos en nuestros caminos… Habíamos atajado por la única posibilidad que lo permitía. Los puntos se sucedían rápido… Miguel iba bien.

Restaba más de una hora así que consideré arriesgarnos a bajar a por un par de controles de 7 puntos. Pero el que más nos costó fue uno anterior de 5, que la senda estaba bastante tomada por la vegetación, y eso a mi hijo, nunca le agradó mucho.
Las vistas sobre el mar y Gijón eran impresionantes. Seguidamente para bajar a las de 7 puntos, el camino era muy empinado y erosionado y todo el desnivel que perdiéramos había que remontarlo, pero más adelante y por una carretera estrecha, según planeamos.
En la primera de esas balizas, nos encontramos a un padre con su hijo bastante pequeño un tanto mermados de fuerzas, pero se disponían a comer algo. ¡Y todavía tenían que subir! ¡Qué arriesgados de venir hasta aquí! A la siguiente todavía había que bajar más, y las numerosas sendas que existían nos hacían ir precavidos. ¡Lo logramos!

Restaban 38 minutos. Enseguida salimos a la carretera y emprendíamos el regreso a meta. La pendiente de la carretera daba miedo, hasta para ir andando, o sea que como para ir sobre ruedas…
Miguel se había portado muy bien, y para que no se hundiera ahora, le empujé toda la cuesta, bueno, en realidad yo también me apoyaba en él.

Menos 25 minutos. Después de unas cuantas revueltas, salía un camino para atacar otra posible baliza de 5 puntos. Andábamos muy pillados de tiempo, pero a partir de entonces el desnivel se suavizaba y podíamos ir más rápido. También teníamos otra prueba especial, el Slack Line, pero como era difícil no me daba mucha confianza que obtuviéramos los 5 puntos. Así que preferí asegurar los de la baliza anterior. La cuesta y empujar a Miguel me habían reventado. Pero ahora había que bajar levemente y era un respiro.

Menos 15 minutos. Cuando llegué a la prueba especial me tiritaban las piernas y no era bueno. Miguel quitándose de responsabilidades tampoco quiso hacerla, a pesar que habían dicho que a los niños les resultaba más fácil. Porque pesaban menos debía ser… Pero Miguel sabía lo que me gustaba hacer equilibrios…

19601322_1568902863142837_5298547266330922552_n

Eran dos cuerdas y se podía ir con un pie por cada una. Nunca lo había hecho así. Había una más tensa que la otra, por lo que una pierna no me paraba de bailar. ¡No podía avanzar! Pasaban los segundos, que eran esenciales y hasta los minutos diría…, porque estuve una eternidad en el tramo de cuerda de 5 metros, pero no me caí. ¡Lo conseguimos! Tanta tensión fue el remate para mis piernas. No me podía sostener en pie.
Menos 10 minutos. Faltaba como un kilómetro para meta y aún podíamos hacer otra baliza que nos pillaba de paso. Yo creo que nos daba tiempo pero por si acaso apretamos. No nos complicamos y rodeamos saliendo a la carretera, en vez de seguir otro de esos caminos tomados por la vegetación, marcados en el mapa color magenta. Nos juntamos con otra pareja del mismo club Nordeste, Ignacio, que parecían no darse cuenta del apuro del tiempo. Para atacar la última baliza no hacía falta más que prestar atención a un cruce de senda y subir un repecho. Fue fácil.
DSCN5230
Menos 5 minutos. Ya sólo quedaba un sprint a meta, que corrimos por si acaso no llegábamos dentro de las dos horas. Y no era cuestión de que nos quitaran puntos por llegar unos segundos tarde. El tiempo se nos echaba encima, y la meta se retraía.
Miguel ya conocía esa sensación de tener que vomitar tras un sprint y temió que le sucediera… le dije que aflojáramos… porque creo que nos iba a sobrar, pero corrió como si se jugara algo serio, y entramos con 20 segundos dentro del tiempo.
IMG_20170702_141958
La pareja de Ignacio entró delante de nosotros pero les ganamos por dos puntos en la suma. Ellos habían ideado otra estrategia, consiguiendo las balizas hacia el otro lado del monte, Sur, y luego las nuestras; pero les faltó las de 7 puntos, por lo que la disputa estaba bastante igualada. Algunos equipos buenos, pecaron de ambición y llegaron tarde.
Sorprendentemente de 26 equipos habíamos quedado segundos, y mi hijo consiguió conmigo su primer pódium. Así daba gusto comenzar las vacaciones, ¡Dos días, dos pódiums! Y mi hijo dando hasta lo que no sabía que tenía.
IMG_7321
Hay que reseñar que Sergio quedó primero en la Absoluta con su hijo, en tres horas, y Silvia con Cristina y Patricia también segundas en la categoría femenina. Y Eduardo y Rocío rozando el pódium ¡por 1 punto! ¡Toda una celebración del Nordeste Orientación!

IMG-20170716-WA0024

Crónica del Rogaine de Zegama

DSCN5107

Crónica del Rogaine de Zegama, por Pablo Fernández Liria

1 de julio de 2017

No hacía tanto frío como pronosticaban pero sí iba a llover, bueno en realidad estaba lloviendo… ¡no paró de llover! Aunque en la frondosidad del bosque no se apreciaba tanto. Formábamos un equipo mixto: Silvia, Sergio y yo del Nordeste Orientación, y también participaba otro equipo masculino del mismo club: Roberto y David.

DSCN5106

Nuestra estrategia consistió en subir cuanto antes, porque el bosque iba a ser más bonito y más limpio en las faldas del Aizkorri. Dentro del Polideportivo de Zegama costaba ver el mapa, pues estaba aún más oscuro que en el exterior y el mapa además tenía mucho detalle pequeño: sendas y pasos que eran claves para acceder y salir lo más rápido de los controles, y optimizar al máximo las distancias y el esfuerzo.

DSCN5144

Las primeras balizas fueron muy rápidas y sin dificultades añadidas. Sólo hubo una que nos pasamos de largo y nos frenó un muro que nos ayudó a reorientarnos. Dudamos de ir a una baliza que valía 6 puntos, porque nos desviaba algo y sobretodo nos hacía perder un desnivel importante. La organización en esta prueba había insistido que era clave el descarte de balizas en la optimización del trazado. No obstante decidimos ir y a partir de entonces fue cuando empezamos a apreciar las fuertes pendientes, las cuales íbamos a sufrir las siguientes horas. El bosque todavía era de pinos y había que considerar las distintas tonalidades de verde que indicaban la espesura. Además la vegetación en esta época y con lo que había llovido  estaba en su máximo esplendor.

DSCN5114

Al llegar a la baliza de 6 puntos a la que previamente habíamos dudado ir, encontramos una pareja picando y les hice una foto desde la parte superior del talud del camino en el cual estaba la baliza. Después al querer bajar el declive perdí el control y caí de vueltas sobre ellos, llenándome de barro hasta las orejas. ¿Estás bien?, ¿estás bien?, no dejaban de preguntar, porque la caída fue espectacular. Solo me dolía un poco el codo. Tras de mi patinó también Silvia bajando de culo. Sergio buscó otra bajada.

DSCN5140

Posteriormente el camino nos ayudaba a acercarnos a otra baliza, pero debíamos abandonarlo antes de que atravesara una zona más verde y recuperar el desnivel que habíamos perdido. Otro equipo no lo hizo y malgastó mucho tiempo enredado en la espesura.

DSCN5127

Había un control muy esquinado en el mapa pero valía 8 puntos, la máxima puntuación normalmente son 9, aunque en esta ocasión había un control de valor 10 puntos, que nos servía además para seguir ganando altura. Nuestra intención era llegar a la de 10 puntos que estaba a media hoja del mapa, lo más alta, después de recorrer la zona norte. Resulta que coincidimos con la estrategia de los ganadores absolutos, pero nos desplazábamos a un tercio de su velocidad. Y por tanto hubo que recortar bastante antes de llegar a ella. Pues el terreno en las siguientes balizas era muy lento: a media ladera, resbaladizo y muy pendiente. Alcanzamos la máxima altitud en una baliza que únicamente tenía un valor de 7 puntos, pero era muy sencilla entre anchos caminos forestales.

DSCN5156

La de 10 puntos se encontraba a parecida altitud pero bastante más allá. Y por el camino había unas cuantas. Incluso una de 9 que nos iba hacer perder algo de altura. Los pinos por fin dieron paso a las hayas. Sergio se empeñó en visitar una baliza que valía 6 puntos entre grandes cortados, pero tenía pinta de ser de las más bonitas. Aunque conociendo a Silvia sabíamos que no le iba a agradar demasiado. Cuando nos acercamos a ella dudamos y hasta preguntamos a un equipo de chicas que subían con los dientes por la empinada cuesta, si era complicado. Decidimos atacarla dando un pequeño rodeo para suavizar el descenso.

DSCN5160

Ya estaba tan cerca que no la íbamos a dejar escapar. La niebla que rondaba justo la zona convertía el bosque realmente en un lugar mágico y espectacular. Merecía la pena.

DSCN5163

Donde nos equivocamos o arriesgamos demasiado fue en intentar abordar la baliza de 9 atravesando entre los grandes cortados de roca, por donde irrumpía una empinadísima rampa de barro. Y supimos de un equipo que se había deslizado de culo por allí. Pero la rampa no era tan limpia, sino que también la cruzaban temibles escalones que había que evitar. Teníamos que haber retrocedido por donde subían las chicas, pero como habíamos bajado ya unos metros intentamos rodear los grandes cortados a nivel por la parte de arriba, pero no conseguimos si no sufrir las empinadísimas pendientes y apenas avanzar. Sobretodo Silvia que estaba quedando paralizada de terror. Ya que era difícil mantenerse a media ladera sin sufrir algún susto.

IMG-20170706-WA0012

De repente empecé a deslizarme unos metros acercándome al abismo y aunque clavaba las 10 uñas y dientes no conseguía parar y me estaba abrasando los dedos. No grité para no asustar más a Silvia e intenté disimular que controlaba la situación por lo que Sergio tampoco quiso escandalizarla por el mismo motivo. Conseguí revolverme en el barro para cambiar la dirección de un fatal desenlace estrellándome a propósito contra un árbol. Silvia no se enteró, absorta en su miedo.
Decidieron Sergio y Silvia que iban a subir, aunque tal como habíamos avanzado parecía según el mapa que nos encontrábamos con cortados por arriba y por abajo. Yo quería seguir hasta el siguiente espolón y quizá allí podíamos bajar ya o subir. Pero la niebla que se cernía sobre el abismo nos impedía saber si habíamos conseguido rebasar los cortados pues la pendiente seguía siendo muy pronunciada. Al final Silvia pudo avanzar tras previos resbalones que Sergio impidió que fueran más largos y yo reunirme con ellos. Desistimos de bajar a la de 9 puntos y las fuerzas se centraron en salir de allí cuanto antes, que ya habíamos perdido demasiado tiempo.

DSCN5146

Teníamos una senda por encima de todos los cortados, que habíamos abandonado previamente cuando bajamos hacia la de 6 puntos. Y nuestra intención fue alcanzarla. La pendiente y el barro no nos lo pusieron fácil pero al final lo conseguimos. La senda perdía altura y pasaba muy cerca de una baliza de 7 que se encontraba en una palomera. Habían transcurrido tantos minutos que ya no nos daba tiempo llegar a la de 10, así que tomamos la decisión de ir perdiendo altura y hacer los máximos puntos que nos pillaran de paso hacia el pueblo. En un claro del bosque quedamos sorprendidos de la profundidad del valle del cual habíamos ascendido y que entonces teníamos que bajar.

DSCN5133

Ya por caminos y un canal que atravesaba el mapa y facilitaba su tránsito por todo él, nos permitió alcanzar otra baliza de 8 puntos.

DSCN5129

Y tal cómo habíamos planeado el regreso picamos varios controles, aunque tuvimos que desistir de una de 6 puntos porque la senda por la que queríamos atacarla estaba tomada por argomas. Podíamos rodearlas y abordarla por abajo, pero consideramos que estábamos pillados de tiempo y no llegábamos a meta antes de las 6 horas. Y en el primer segundo que se pasara de ese tiempo nos quitaban 5 puntos de golpe. Aún picamos dos balizas más, próximas al camino que habíamos elegido de vuelta, pero acabamos enredados en un barrizal de cerdos que nos hizo perder un tiempo crucial. Alcanzamos la carretera y aún nos quedaba recorrer más de un kilometro en menos de 5 minutos, por lo que nos dimos cuenta que ya llegábamos tarde. Podíamos haber picado todavía una baliza de 3 muy próxima a la carretera, y total no nos iban a quitar más de 5 puntos, ya que dispondríamos de 5 minutos más hasta la siguiente penalización. Pero corríamos y nos pasamos ella.

Llegamos un minuto y pico tarde.

Al final nos dimos cuenta que habíamos hecho bastantes puntos muy rápido en este tramo de carrera y compensamos la pérdida de tiempo allí arriba. Los primeros nos sacaron en total 14 puntos, pero salvamos el segundo puesto en el pódium en la categoría de veteranos mixtos.

Más fotos en este album

ESCOLARES 2017 (02-02-2017)

Publicamos algunas fotos de la carrera del jueves 2 de febrero en Arriondas. La primera parte de la mañana, con sol y buena temperatura, permitió disputar una carrera en seco a nuestros 3 representantes: Alba, Alex y Pelayo. Los que tenían salida más tarde, no tuiveron la misma suerte: el tiempo cambió de manera repentina y cayó mucha agua…

IMG_6112 IMG_6082 IMG_6106 IMG_6087
IMG_6118 IMG_6095
IMG_6111 IMG_6124

Nota: para aquellas personas que no deseen aparecer en foto, aconsejamos que eviten participar en eventos deportivos de carácter público. En todo caso y ante cualquier duda, pueden ponerse en contacto con nosotros e intentaremos atender sus peticiones. (Para evitar dudas, recordemos la normativa vigente: “No procederá el ejercicio de acciones por el Ministerio Fiscal ante la emisión de programas o la publicación de fotografías en las que aparezcan menores en actividades de dimensión pública como concursos, debates, musicales, actividades deportivas, etc. siempre que no se produzca ningún perjuicio.”)

Orientación divertida: el Micro Duel-O

Divertidísimo desafío de orientación el sábado por la tarde, después de la carrera media, en el polideportivo de Legutiano, con vistas al embalse de Santa Engracia.d1

El Micro Duel-o consiste en una carrera con 4 corredores a la vez, con 23 balizas sin número repartidas de manera simétrica en 5 filas. Se sale simultáneamente desde las 4 esquinas con un mapa simétrico (mismo recorrido pero en distintas balizas). Sin brújula y con pinza electrónica. El ganador se clasifica para la siguiente ronda, hasta la final a 2.
d2

Sobre papel, es algo muy simple. Pero como pronto nos dimos todos cuenta, en la práctica es muy fácil confundirse, sobre todo corriendo contra ortos 3 al mismo tiempo. En el mapa no aparecen todas las baliza, sólo las de nuestro recorrido y únicamente se pueden identificar por su posición relativa. Así que sí, es posible perderse en una pista de baloncesto…

d3

 

Ha sido un éxito y habrá que repetirlo. Enhorabuena a los organizadores (COBI).

Resumen del Rogaine en Huerta de Rey

Buenos resultados de nuestros equipos con dos primeros puestos en las categorías Veteranos Mixto y Open 3h y un quinto puesto en la Absoluta Masculina (clasificaciones aquí)

trofeo

Antes de la salida, no se hablaba de otra cosa: ¿aguantaremos el tremendo calor previsto? Efectivamente, fue el factor más importante durante la carrera. Una temperatura máxima de 35º no es lo que todos deseamos para correr 6 horas entre 1000 y 1200 m de altitud. Sin agua, ¡estás acabado! Pese al esfuerzo de la organización para reponer botellines de agua en los varios avituallamientos, la gran demanda de liquido hizo que en algún momento en algunos puestos no quedase nada. Sin embargo, hay que destacar que algunos de estos puestos de avituallamiento eran nada menos que maravillosos, solo faltaban unas tumbonas y música… Había agua, bebidas isotónicas, zumos, sandía, melocotones, manzanas, frutos secos y mucho más. Todo en neveras a una temperatura increíble. Fue muy duro volver a correr y abandonar ese oasis en el desierto.

En cuanto a la estrategia de carrera, viendo el mapa era evidente que había que pasar necesariamente por una zona con 3 balizas seguidas de 9 puntos cerca de la salida. La pregunta era si hacerlo al principio o antes de entrar en meta. En el equipo Master, decidimos como muchos otros hacerlo al principio cuando todavía se aguantaba el calor. Debido a la exposición al Sur y al sol, iba a ser muy duro por la tarde.

La segunda decisión importante ha sido evitar perder tiempo en balizas aisladas y concentrarse en una zona con muchas balizas poco distantes, donde se podían sacar más de 30 puntos corriendo muy poco y que además no estaba muy lejos de la meta.

En este mapa se puede ver nuestro recorrido en azul y en blanco el del equipo segundo clasificado (carrera en sentido anti horario, salimos hacía el SE). Aproximadamente, hemos hecho 27 km con 800 m de desnivel.

htrack

Muy bonitos los trofeos y los magníficos premios: jamones, lomos y quesos.

Fotos de Pablo Liria:
mapasmapas2

Fotos de la organización (disponibles en www.comelobos.es)
plazatoros
ne
elite_meta
podio1
podio2

Rogaine Navaleno

El buen tiempo nos acompañó en San Leonardo y disfrutamos mucho con el ROGAINE organizado por el Club de Orientación de Navaleno. El Nordeste participaba con 4 equipos y conseguimos un podio en la categoría absoluta masculina gracias al NORDESTE ELITE de David y Roberto.

Fotos de David Anechina:
d1 d2 d3 d4 d5

Fotos de Pablo Liria:
pl1
pl4b
pl3b
pl2b

Todas las fotos y los resultados se pueden ver en
http://www.navaleno-orientacion.es/